Meridianodeltango

Temario de la música del tango para entretener a quien gusta de la misma. Una simple y entretenida página con gran material y fotografías de colección y con mi propio estilo. Como investigador y dueño además de una importantisima discoteca tanguera es muy agradable darlo a conocer, simplemente eso.

miércoles, febrero 15, 2006

LA PRIMERA BAILARINAS














Cuando repaso los nombres, o mejor dicho, los alias que los hombres pusieron a las primeras bailarinas del tango, me da la sensación, a veces, que fueron ofensivos y otras me producen cierta gracia, para qué negarlo. Por ejemplo, los que más recuerda la historia del tango: la Parda Refucilo, Pepa la Chata, Lola la Petiza, la Mondonguito, María la Vasca, María la Tero, la Parda Flora y la famosísima rubia Mireya, que actuó en locales de muchos barrios porteños. Mireya, también conocida por la Oriental ya que nació en Uruguay, inspiró dos tangos: Tiempos viejos, de Manuel Romero y Francisco Canaro, y La rubia Mireya, de Augusto Gentile. Esas primeras bailarinas de nuestro tango, surgieron de peringundines llamados de mala muerte, burdeles y piezas cuarteleras y también las academias, creo que por eso, aquellos apodos eran bastante displicentes algunos. Una vez que el tango traspuso esa anomalía de agrenta a la moral por suponerse que era danza de burdel, el tango fue aceptado por las mejores familias. Con las orquestitas de mayor calidad, cuyos ejecutantes ponían alma y vida, creatividad e imaginación, avanzaron música y danza, naciendo además nuevas bailarinas que jerarquizaron y opacaron a aquellas pioneras.